Jugar billar también tiene sus beneficios

Para muchas personas el billar no se trata de una práctica común, incluso hay quienes lo catalogan como una actividad que solo funciona si lo que se busca es pasar el rato, pero en ningún caso de un medio con el que podamos mantenernos en forma. Pero más allá de este pensamiento, existen investigaciones que llegan a sugerir lo contrario. Tanto, que el billar cuenta con beneficios desde físicos, hasta mentales y que necesitan ser estudiados, no al nivel de un master o posgrado pero si hay ciertas cosas que deben aprenderse de memoria.

En su mayoría, las personas suelen argumentar que carecen de tiempo para hacer ejercicio. Pero, si se encuentran interesados o sienten gran pasión por el billar como una manera de distraerse, entonces resulta una excelente opción que se puede aprovechar y además, ponerse en forma. Si las personas llegan a jugar al billar durante horas, quizás no se llegue a sudar copiosamente, pero si se llega a quemar una cantidad considerable de calorías.

Ahora bien, si se realiza dicha actividad con regularidad, entonces hay que dar por seguro que el cuerpo lograra mantenerse en mejor forma. Seguidamente, mencionamos diversos beneficios que viene a aportar el juego del billar:

Acondicionamiento físico ligero: cuando se jugar pool o billar, las acciones implican perfeccionar determinadas posturas. Dichas posturas requieren que sean flexionados los brazos y los hombros de manera regular. En oportunidades, hay que inclinarse sobre la mesa y/o bien, pararse sobre alguna de las piernas. Estas serie de posturas sirven para ejercitar los músculos y articulaciones de la cadera, pero además proporciona un buen estiramiento.

Equilibrio del cuerpo: Este es un deporte que no es tan complicado como parece, pero no se puede obviar que requiere de gran equilibrio del peso corporal. En oportunidades, hay que pararse con un solo pie o mantener una pose en particular y el más mínimo movimiento podría marcar la diferencia, entre perder o ganar una partida.

Coordinación del cuerpo: Todo los movimientos que son realizados de bola a bola al momento de jugar al billar tiende a mejorar la coordinación corporal, sobre todo aquella coordinación que debe existir entre la mano y el ojo, y todo ello se logra para conseguir el objetivo.
Precisión manual: se incrementa la destreza, y en simultáneo es posible divertirse y las manos se harán más ágiles y más hábiles para realizar distintas cosas. La flexión regular y la orientación con las manos puede ayudar a superar lo que con anterioridad se trataba de un cuerpo falto de destreza y sin coordinación.

Vigilancia constante: una mente que se encuentra fuera del juego, no podrá ganar. El billar no solo trata de golpear una pelota y meterla, no es una actividad sistemática, es más bien una actividad que requiere de concentración. Cuando se juega billar se deben hacer innumerables cálculos. Para quien ha llegado a ver un torneo, es posible observar que los mejores jugadores siempre se encuentran al borde de la pedantería. Así que, si tienes como propósito ganar, entonces la recomendación es que seas muy atento.

La concentración no se trata de una opción, más bien es un acto obligatorio, pues además se trata de una gran habilidad para la vida, que se necesita cuando estamos tomando alguna clase o examen, viendo las noticias o dando un discurso.